6 de jun de 2016

¿Qué hace “maravilla” a La Habana?

El color gris predoina en la ciudad (Foto: Manuel Díaz)
Su mayor tesoro es su gente
LA HABANA, Cuba.- En apenas unos días la capital cubana será oficialmente declarada como una de las siete ciudades maravilla, de acuerdo a la encuesta realizada en diciembre de 2014 por la organización New7Wonders. En aquella ocasión el presidente de ese proyecto, Bernard Weber, subrayó que La Habana se hacía merecedora de tal título porque “representa la diversidad global de la sociedad urbana”. Aunque el argumento es bastante poco esclarecedor, lo cierto es que apenas los medios comenzaron a hacerse eco de la noticia, comenzaron las elucubraciones y los alardes.

por  Ana León y Manuel Díaz Mons
em cubanet.org

A raíz de un artículo publicado en el diario Granma el día 27 de mayo, en el cual se precisaba que la verdadera maravilla de La Habana son sus habitantes y el patrimonio histórico-cultural que encierra, un equipo de CubaNet decidió preguntar a los ciudadanos su criterio. La primera sorpresa fue descubrir que había mucha desinformación, sobre todo en barrios como Cerro y Centro Habana, donde nadie sabía que la capital de todos los cubanos sería declarada ciudad maravilla del mundo moderno. Pero una vez que se les daba la noticia, tampoco sabían cómo defender el criterio de que, en efecto, La Habana lo merece. Un triunfalismo congénito impulsaba a los entrevistados a afirmar lo que en modo alguno podían sostener, al menos de modo razonable.


Citados fueron, en seguidilla, el Malecón, el Paseo del Prado y el Casco Histórico, como si la ciudad solo se circunscribiera a la otrora Habana de intramuros y la línea costera que va un poco más hacia el oeste. Y es que, para la gran mayoría de quienes viven en la capital, esta se limita a aquellos espacios visibles como atracción turística, que han generado el interés estatal –canalizado a través de la Oficina del Historiador– por contener su total destrucción, y donde la economía es más dinámica gracias al inagotable flujo de visitantes extranjeros. El resto de la ciudad no importa; muchos menos un municipio como el Cerro, que gozó de preferencia y abolengo en el siglo XIX para convertirse en un arrabal después de 1959. Hasta allí no ha llegado la mano salvadora del Dr. Eusebio Leal. Tampoco a Marianao, Diez de Octubre o Guanabacoa.

Según la prensa oficialista, cientos de millones de votos escogieron a La Habana como ciudad maravilla. ¿Cuántos se habrán escurrido de la nostalgia del exiliado, de la memoria aferrada a tiempos mejores o de la imagen idílica atesorada en una fugaz visita?

Su gente es la maravilla

Las opiniones varían de un municipio a otro de la capital. Muchos de los entrevistados aseguran su alegría con la noticia mientras otros no entienden como sucedió. Pero en lo que sí coinciden todos es que los habitantes de esta ciudad, catalogada maravilla, son su tesoro.

“Más alegres, luchadores y valientes no existen en ningún otro país”, comentó Milagros Izquierdo, maestra de una escuela primaria en la Habana Vieja. “De los problemas sabemos hacer una diversión, y a todo le tenemos una solución. ¿Somos o no somos maravillosos los habaneros?”, preguntó, risueña, la maestra.

Para el nombramiento de La Habana como ciudad maravilla el país compitió con 1200 nominaciones de más de 200 países, pero solo Beirut (Líbano), Doha (Qatar), Durban (Sudáfrica), Kuala Lumpur (Malasia), La Paz (Bolivia), Vigan (Filipinas) y La Habana (Cuba), lograron captar la atención de más de 100 millones de votantes en todo el mundo.

Desde la nominación de la ciudad, los medios de la isla han llevado a cabo una discreta pero constante campaña exhortado a los ciudadanos a votar por su país. “Yo recuerdo haber votado por mi ciudad; la verdad me dio mucha alegría hacerlo, no solo por el triunfo, sino porque creo lo merecemos, llevamos muchos años ocultos al mundo. Pero no solo voté yo, mi hijo de 12 años también, dice que en el Joven Club de su barrio era obligado hacerlo”, Aseguró Silvio Amaro, vecino del municipio Playa.

Como en otras ocasiones, este nombramiento será acompañado de un monumento que identifica a la fundación New7Wonders y que deja constancia del suceso. En el caso de la mayor de las Antillas, se erigió en los terrenos del Castillo de La Punta.

“Esta elección va a disparar más el turismo en la isla. El gobierno no está preparado estructuralmente por lo que los privados nos vamos a ver beneficiados. El turista no viene a Cuba por su desarrollo o su vida nocturna, el mayor atractivo somos su gente. Yo creo que por eso nos ganamos el galardón de Ciudad Maravilla”, aseguró Amaro.

Este suceso se suma a una serie de eventos que vive La Habana en los últimos días y que la convierten, de antemano, en una “ciudad de moda” para personas de todo el mundo.
Postar um comentário